Celebrando el Mabon: Cómo dar la bienvenida al Equinoccio de Otoño…

Es tiempo de agradecer a la madre tierra, el habernos alimentado y dado hogar por un tiempo más. De dar gracias, por todo lo que recibimos y por lo que nos fue arrebatado, porque son enseñanzas para mejorar. Tiempo también para compartir la cosecha recibida, multiplicando así las bendiciones.

Es también época de observar lo que nos dice la naturaleza, al soltar sus hojas al morir un poco cada vez, para renovar su vida. Recordándonos que, para volver a nacer, hay que morir. Debemos tirar lo viejo, analizar que queremos renovar, de que nos queremos deshacer, que nos estorba en nuestra vida para mejorar.

mabon

¿Qué es el Mabon?

Nombre de la celebración del equinoccio de otoño, también conocido por los anglosajones como “haleg-monath”. Tradicionalmente denominado fiesta del equinoccio de otoño, se optó por denominarlo en función de la tradición celta. Debido a lo cual recibe el nombre propio del Gáles, procedente del personaje mitológico “Mabon fab Modron”, nos habla, de que se llama a esta festividad Mabón o Maybowhn, en honor al Dios de las viñas Mabón, el joven Divino, hijo de Modrón. Otros nombres son: Cornucopia, La cosecha del vino, Festival de Avalon, Tiempo de cosecha, Día de acción de gracias, El banquete.

Existen diversos significados, de lo que la celebración del equinoccio significa para los pueblos, desde todos los tiempos. En los pueblos celtas, recoger la última cosecha era un acto de violencia contra la tierra, de no haberse encontrado protegidos por Lugh. Quien cortaba el último manojo de la cosecha, era un personaje elegido al azar y con ello cubierto de importancia por el evento, el debería trenzar el producto cortado y formar con él un muñeco o animal asociado a la madre tierra, con el que se simbolizará su espíritu. Para otros pueblos, el equinoccio simboliza la derrota del Dios Luz por su gemelo el Dios de la oscuridad. El Dios que nació en Yule, está llegando a su etapa final, se debilita y morirá en Samhaim, para volver a renacer.

En la tradición griega, la Diosa de la tierra, Deméter entra en un estado de tristeza y luto por la partida de su hija Perséfone, quien habitará durante los siguientes seis meses en el inframundo con su esposo Hades. Por lo cual, la tierra sufrirá la obscuridad y frío que se anidan en el alma de la Diosa Deméter, hasta que la aparición de Perséfone vuelva a entibiar el corazón de su madre, cuando regrese del inframundo en la primavera.

Los campesinos europeos, festejaban Mabon luego de la incursión de la iglesia católica en la época medieval, es cristianizada la celebración bajo el emblema del arcángel Miguel (Michaelmas), iniciando su celebración la noche anterior.

Para el mundo egipcio, el equinoccio era celebrado con gran magnificencia, donde los libros sagrados de la astrología eran seguidos en largas procesiones. Ellos pensaban que en ésta época, las almas descendían atravesando la serpiente, para luego ser regeneradas en el siguiente equinoccio de primavera, por el poder del Cordero. Éste fenómeno también era la causa del mal, debido a que introduce el frío y la oscuridad; la tentación y el pecado al hombre.

Fuente: Comunidades paganas varias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s